Crece y conecta con un huerto.

Crece y conecta con un huerto, es mucho más que poner una semilla en la tierra, es convivir, lidiar y sacar adelante un huerto por muy pequeño que sea te deja grandes enseñanzas de vida, que en definitiva es aplicable a las empresas, ya que algunas propician algunos de los valores que menciono a continuación.

Respeto.

Vivir el proceso de sembrar y ver crecer una semilla crea un vínculo emocional, cuando te adentras e involucras con el huerto realmente vives la experiencia. Es emocionante ver crecer a tus semillas y ayudarles a luchar contra plagas, protegerlas de heladas, lluvias e inundaciones y al final lo hemos logrado.

Todas estas actividades y actitudes luchando hombro a hombro por la cosecha crea un tremendo respeto hacia los seres vivos, sea cual sea.

Despierta la curiosidad y propicia la innovación

Al igual que cuando éramos niños, vivir el proceso aprendiendo a descubrir diferentes técnicas y métodos para germinar hasta cultivar.

Lo más importante es que todo el tiempo estás pensando en las posibles soluciones y descubriendo soluciones convencionales y existentes, pero además comienzas a inventar soluciones, la agricultura te incita a la innovación.

Como ejemplo de innovación agrícola, tienes el sistema vertical en el que impartimos nuestros cursos.

Actividad familiar.

Los profesionales al igual que otras personas están sometidos a grandes cargas de trabajo y estrés, el crecer y conectarte con un huerto es una actividad fantástica, que involucra a los miembros de la familia, el trabajo en equipo y sobre todo compartir satisfacciones al levantar la cosecha y sentarse a degustar los manjares que nos obsequia la huerta.

Educación

Hoy por hoy la sustentabilidad, cambio climático y tomar acciones para preservar nuestro ambiente, es tema de todos los días.

Al tener un huerto y convivir tan de cerca sensibiliza y educa con experiencias vivenciales a quienes cultivan, siembran y logran llevar a la mesa los productos del huerto.

Cambia la forma de mirar el mundo y entiendes que ya no podemos seguir explotando a la tierra de forma irracional.

Sustentabilidad

De forma definitiva al tener un huerto, en poco tiempo comienzas a vivir y experimentar la sustentabilidad.

Ya que al tener excedente de alimentos tu creatividad se va al 100% y ahora con tanta información y conocimiento que encuentras en Internet es muy probable que comiences a crear productos naturales viviendo y disfrutando los beneficios de la sustentabilidad.

Paciencia

En las grandes ciudades el trajín de la vida es intensa, cuando tienes un huerto, lo primero que aprendes es a observar y esperar.

No solo cultivas alimentos nutritivos y de primera mano también fortaleces conductas que te beneficia en otras áreas de tu vida.

Aprendes a no juzgar las apariencias o sacar conclusiones por adelantado, se agudiza tu capacidad de observar.

En definitiva, la paciencia empieza a invadir tu vida, creando una sensación de tranquilidad, bienestar y alegría.

Me parece que está es la razón por la cual algunos pueblos agrícolas, su longevidad es mayor a la convencional. Pienso que tiene algo que implica cierta espiritualidad que incita a la conciencia.

Salud

Este tema lo he dejado al final, ya que tener un huerto es precisamente para obtener salud con alimentos que contengan niveles de nutrientes adecuados y que tú tengas la certeza que efectivamente tus cultivos tienen los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Algunos de mis alumnos, han aprendido a cultivar, por recomendación médica, es necesario que consuman alimentos libres de pesticidas, fertilizantes sintéticos y en el caso de los alimentos empacados, libre de preservativos alimenticios, hormonas y otros acondicionadores alimentarios.

Tan solo con cambiar o sustituir los alimentos con baja capacidad nutritiva con fungicidas en su superficie por alimentos libres de ceras y productos que les impida la putrefacción la salud mejora de forma sustancial.

De alguna manera tener un huerto es como regresar a la naturaleza y no porque comiences a vivir de forma silvestre, no en lo absoluto.

Me refiero a regresar a la naturaleza como una forma de degustar el sabor verdadero de los alimentos libre de tantas sustancias.

Al principio puedes pensar que existe un error porque sabe diferente, más sabroso, pero conforme empiezas a acostumbrarte a los nuevos sabores, jamás quieres regresar a los alimentos ficticios como les llamo.

Como quiera que sea consumir alimentos que contienen nutrientes en cantidades suficientes son una bendición para nuestros cuerpos estresados.

Como conclusión solo puedo comentar que aportes materia orgánica de calidad a tus cultivos, ya que de ello depende la calidad en la cosecha.

Existen muchas razones para tener un huerto, los anteriores puntos son solo algunas buenas razones para Crece y conecta con un huerto.

¿Te han gustado estas líneas?

Comparte con tus familiares y amigos, a nosotros nos ayudas a tener más alcance y fomentar la sustentabilidad. También puedes escribir y comentarnos que otros temas te gustaría encontrar en la revista.

Nos seguimos leyendo.

Abre el Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, puedo ayudarte en algo el día de hoy?